Sunday, October 27, 2013

El GOLPE DE 1962: EL REFLEJO DE UNA CIUDAD EN CAOS

"El pasado tiene un objetivo en el presente" Alfred North Whitehead (1861-1947)


Por Susana Danino @berkeliana


Fuente: Elecciones competitivas de 1962. Blog.pucp.edu.pe

¿Ciudad? ¿Qué es una ciudad? ¿Cómo definimos una ciudad y los perros? Los espacios cosmopolitas implican civilización y progreso. Es más se deduce que en una ciudad capital se desarrollen sistemas óptimos de educación; es donde se instruyen a los futuros líderes de la patria. La ciudad y los perros, de Mario Vargas Llosa, explora un espacio urbano; el Colegio Militar Leoncio Prado. Vargas Llosa, devela la realidad de un micro espacio que representa a su vez la realidad laberíntica de un mega espacio; un país en completo caos, Perú. Un país azotado por un golpe militar; donde existe un falso concepto de valores; una falsa virilidad que se extiende en casi todos los niveles sociales. Un país donde la mujer es poco menos que un animal doméstico; es servil ante "el macho" y ante las convicciones sociales que la relegan a un papel secundario. La ciudad y los perros, pretende una llamada de atención sobre las informalidades en las escuelas militares del Perú. Es una llamada de atención acerca de los modelos usados para educar a los futuros padres de la patria. El militarismo (la creación de un militar) se rebela como una falacia conceptual, herencia abyecta de los consuetudinarios patriarcas que han azotado el Perú por décadas.




Padrón de las elecciones Generales de 1962. Perú.

Durante los inicios de la década de los sesenta, el Perú trataba de instituir una nueva democracia mediante el sufragio nacional. Las elecciones del 10 de junio celebraron el triunfo de una larga jornada política. Las elecciones populares llevaron al poder a muchos políticos comprometidos con los derechos del pueblo. El partido Alianza Democrática seguía la filosofía de su fundador Manuel Prado, pero con una visión liberal. Se dice liberal porque por primera vez en su historia política los candidatos no participaban de una alianza con los militares (hecho que promovió una actitud similar por parte de los otros partidos políticos). Durante la campaña política, los candidatos del Movimiento Democrático Peruano, en alianza con Prado, denunciaron a los militares y los invitaron a quedarse en sus cuadras y a no inmiscuirse en la política. Acción que mas tarde les costaría sus recientes elegidos puestos. en esta contienda electoral muchos partidos conformaron la Alianza Democrática, en busca de apoyo contra la burguesía militar de entonces. La lista parlamentaria del MDP arrasó en el Callao y ganó por amplia mayoría a los demás partidos, aún a Luis Bedoya Reyes, quien encabezaba la lista del PPC. La posible perspectiva de perder ciertas gollorias (coima, corrupción) de las que gozaban, fueron una de las causas del golpe militar de 1962. Muchos senadores y diputados electos, fueron encarcelados, sus casas allanadas y sus familias hostigadas. Todos los representantes electos del MDP fueron encarcelados. La abierta campaña del MDP en favor del ciudadano pobre y consumidor, no fue vista con buenos ojos por los industriales, quienes presionaron para su persecución. La represión empezaba, las calles de Lima y Callao entraron en toque de queda, así como en todo el territorio nacional. Los padrinos eran ahora militares.

En este ambiente laberíntico se desarrolla La ciudad y los perros, es éste el ambiente represivo y represor en que los cadetes se educaban para ser los futuros héroes de la patria o mejor dicho criar militares insubordinados como la historia parece reflejar. Ciudad, de acuerdo al Diccionario Enciclopédico Ilustrado de la Lengua Española, Sopena, es "población generalmente grande, de mayor importancia" (748). Asimismo, el diccionario Vox de sinónimos y antónimos lo define como "urbe" (150). Por lo tanto las connotaciones adherentes a la palabra ciudad implican un estado jurídico y político dentro de la civilización. Ahora bien, la ciudad de la habla Vargas Llosa no es la urbe civilizada, es una urbe canina, una civilización que se asemeja a la barbarie con el predominio de la ley del fuerte y del mas brutal; la ley del círculo militar. El Jaguar, cadete "ágil" (50) se defiende de los bautizos crueles que reciben los recién iniciados como cadetes; los perros. La contra parte del Jaguar, el Esclavo, no la pasa nada bien y sucumbe ante el poderío de los cuarto. Los militares de un año superior se imponen y reflejan una dictadura, aunque a bajo nivel, no deja de ser una dictadura brutal. "El esclavo sintió en el hombro un mordisco de perro rabioso y entonces todo su cuerpo reaccionó y mientras ladraba y mordía, tenía la certeza de que su piel se había cubierto de una pelambre dura, que su boca era un hocico puntiagudo y que, sobre su lomo, su cola chasqueaba como un látigo. (48) Obviamente en el colegio militar, la ley del fuerte se impone con agresividad, con la irracionalidad de animal voraz como se impuso la ley marcial en el Perú después del golpe militar del 62.


 El colegio es entonces el reflejo de una sociedad maltratada que intenta en vano de encontrar una salida y solo encuentra perros a su paso. Los falsos valores también se dan en la ciudad, siempre dentro de un contexto extremo de violencia sexual que sobrepasa la imaginación. Es evidente que Vargas Llosa pretende llevar al lector a ésos extremos literarios mediante el uso del lenguaje prosaico. Todas las situaciones prohibidas se dan de noche. Como si la niebla y la noche se confabularan con los cadetes para transgredir las normas morales. El peruano (el hombre peruano) por naturaleza tiene un lenguaje coloquial que lo adapta de acuerdo al medio y las circunstancias. Los militares no son la excepción de la regla, como característica castrense ellos también hablan prosaicamente, una especie de reafirmación viril, una especie de mantener, "siempre alto el pensamiento".


 Mientras más se lee el lema, menos se entiende y se justifica la acción deplorable de tirar (tener sexo) con las gallinas. Para ellos las gallinas no sienten, ¿Sienten que huevas acaso tienen alma? (33). La malpapeada tampoco se escapa, irónicamente es violada continuamente por un perro; el Boas (32). La homosexualidad también está a la orden del día funciona antitéticamente; es consentida y es forzada. "Lañas se lo tira cuando esta de guardia" el gordito (31) y el Rulos viola al gordito en la oscuridad de la noche (34). Mientras la ciudad duerme los perros salen a buscar su presa. La falsa hombría acompaña al supuesto macho, no sólo en la noche, también en el día, y en otras esferas sociales. El padre de Alberto es uno de esos machos a título consuetudinario que mantiene amores furtivos con prostitutas. Ante la pasividad de su esposa, el padre de Alberto se desaparece por días. Ella ocupada en mantener el Status Quo, aparenta ser la mujer sufrida y no hace nada por reivindicar su dignidad de mujer engañada. Prefiere mantener el matrimonio aunque aveces se le escape y regrese al día siguiente (335).


Por otro lado, el hecho de quedarse en el hogar y ser mantenida por el esposo (aunque infiel) es algunas veces en el Perú la norma tradicional de la mujer casada que es engañada; es el modelo ideal de un buen matrimonio. Quizás esta situación sea cómoda para algunas que a falta de educación y posibilidades de desarrollo sucumbían ante las circunstancias. De igual manera, la imagen complaciente de la madre choca con la angustia del hijo (Alberto) que no puede aceptar la actitud machista de su padre y no puede decirle "te perdono lo que le hiciste a mi mamá y puedes dedicarte al puterío con tal que me des buenas propinas" (17). El trauma psicológico de Alberto se inicia mucho antes de ingresar al colegio y se desborda cuando entra al círculo como se desbordan las iniquidades de la Junta Militar de Gobierno presidida por el general Ricardo Pérez Godoy, quien procedió a anular las elecciones y disolver el parlamento. Históricamente en el Peru existido una gran resistencia femenina a romper paradigmas anacrónicos. 


Desde finales del siglo XIX, Clorinda Matto de Turner y Mercedes Cabello de Carbonero, escribieron y hablaron sobre los derechos de la mujer, pero su audiencia se limitó a salones privados; el medio fue la novela.  De igual manera en 1911 María Jesús Alvarado abrió la discusión pública sobre  derechos de la mujer, en la prestigiosa Sociedad Geográfica de Lima.   Posteriormente en 1914, Alvarado funda la sociedad "Evolución Femenina" con mucha resistencia por parte de la mujeres limeñas, criadas en conventos y en el seno de la religión católica.  Asimismo, Carrie Chapman presidente del Pan American Woman Sufragge Alliance, escribe sobre el fracaso del feminismo en el Perú, "las mujeres de la alta sociedad no se asocian" con otras clases sociales, dice Francesca Miller en Latin American Woman in Search for Justice. (80).  No fue hasta 1933 que la Constitución Peruana permitió el sufragio de la mujer en las elecciones municipales, pero le retuvo la condición de "ciudadano", o sea seguía siendo propiedad del hombre.  Aún cuando en 1924 Magda Portal asume el cargo de secretario del partido de izquierda APRA, esta se apartó del feminismo y dijo que "las mujeres apristas no buscaban derechos peleando con el hombre, sino luchando junto a él" (101).  Claramente, Portal perpetua aquellas nociones que hasta 1962 la madre de Alberto refleja, y Vargas Llosa acertadamente expone.    


De una manera o de otra, la ciudad y los perros es una metáfora de la vida cosmopolita, de las aberraciones que implica el vivir en una ciudad capitalina azotada por una dictadura militar, como la instituida por la junta de los cuatro. Una ciudad donde reina el pánico y la morbosidad. Una ciudad que lejos de ser el reflejo del progreso es la imagen misma de la barbarie. Quizás muchas de las situaciones dadas en la novela se excedan en cuanto a su ficcionalización, lo cierto es que "muchas cosas oscuras pasaron en el colegio" dicen algunos leonciopradinos; perros allá en 1962. 


La intensidad de la fantasía y de la realidad continuará siendo un mito por cuanto aún después de egresar del colegio, muchos cadetes mantienen vínculos con el colegio "todos formamos una gran familia" (332). Una gran familia, un círculo cerrado y laberíntico cuya única salida parece ser a otro laberinto.  Un espacio en donde impera el silencio y de donde nadie se atreve ¿o no puede salir? ¿Será que los peruanos heredamos esa soterrada actitud autoritaria desde la rebelión de Ollantay, el primer insubordinado conocido en el Perú?


Bibliografia


"Ciudad." Def. Diccionario Enciclopédico Ilustrado de la Lengua Española, Sopena. 1956. ed. 748. 


"Ciudad" Def. Vox diccionario de sinónimos y antónimos. 1996. ed. 150. Vargas Llosa, Mario.


La ciudad y los perros. Barcelona: Editorial Seix Barral. ed. 1997 31-34, 48, 50, 332, 335.